Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

La temporada taurina nos conecta con el tiempo que transcurre, con el devenir de instantes que se esfuman si no los habitamos de forma consciente. El camino es hacia la tierra. Pausarnos para degustar la vida, eso es Tauro. Inspirar hondo, dejar que los pies anden descalzos por el pasto húmedo, sentir el aire espeso y los rayitos de sol en la piel… Correr atrás de los resultados genera sufrimiento, es el proceso lo que vale.

Mercurio retrógrado en Tauro

Hasta mediados de mes Mercurio estará retrógrado, también en Tauro. Su  marcha atrás, de forma lenta y concentrada, nos permitirá macerar y procesar lo que hemos escuchado y dicho, nos llevará a tomar contacto con las decisiones que sucedieron por inercia pero que les faltaba “una vuelta más” de reflexión. 

Cuando un planeta retrograda, “el camino es hacia dentro”, por eso sí se moverán aquellas cosas que hemos definido con la honestidad del corazón. Más que detener nuestro camino o incomodarnos, la función de esta retrogradación es rever los modos de percibir y decodificar la realidad: ¿qué pasaría si lo analizamos desde otro punto?, ¿habrá otras formas de entender el mundo que no generen sufrimiento?, ¿digo lo que pienso realmente o me callo por miedo? 

Plutón es protagonista del mes

Plutón abandonará su marcha directa el primer día del mes, permaneciendo retrógrado hasta el 11 de octubre. En junio dejará Acuario para volver a Capricornio donde se quedará hasta el 2024. El “lado B” de la energía plutoniana es la destrucción, la muerte sin compostaje. Estamos en tiempos de comprender qué es el poder y cómo lo usamos. Cuánto nos responsabilizamos por nuestro lugar en el mundo y cuánto descansamos en las decisiones del colectivo. ¿Transformo mi realidad y la de mi entorno cercano en convivencia con la naturaleza? ¿Impongo mis modos argumentando que tengo razón sin escuchar empáticamente a los demás? 

Estos dos años de Plutón moviéndose entre Capri y Acuario se van a sentir como un “entrar y salir” de lo viejo a lo nuevo, entre el futuro incierto y el pasado agotado. Las relaciones entre humanos, naturaleza y tecnología estarán en la primera plana perceptual. Iremos viendo caer las instituciones conocidas y la emergencia de otros modos que involucren muchos más avances tecnológicos de los que podemos imaginar. El vacío, la incertidumbre y la creatividad serán nuestros hilos conductores de ahora en más.

Temporada Tauro

Eclipse lunar en Escorpio

El eclipse lunar del 5/5 será, sin lugar a dudas, el evento que marcará todo el mes, junto con la entrada de Júpiter a Tauro. Llegando la fecha del eclipse -que se dará en luna llena de Escorpio en el grado 15- notaremos una intensificación de las emociones y la salida a la superficie de los “secretos” que guardamos. Escorpio es el gran “revelador”, quiere poner luz a aquello acumulado en el rincón oscuro de nuestro mundo íntimo. Durante los eclipses la luz cambia, vemos algo nuevo, un destello de conciencia sale de lo común y nace una nueva mirada. El final de un tiempo llega con este eclipse, el cierre de una etapa en la que dejábamos que las cosas las decidieran “otros”. 

Con Plutón retro, este eclipse toma otra dimensión y significado: podemos cambiar nuestra realidad desde el amor, somos responsables por todo lo que cuidamos, creemos y criamos. Hay una red humana y natural que depende de nosotros, de nuestras acciones y omisiones. Culmina la etapa “adolescente” de la humanidad para que nazca una madurez plantada y comprometida con el Todo.

Júpiter en Tauro: nuevo – viejo sentido

Con el Nodo Norte aún en Tauro, ingresará Júpiter el 17/5 a este signo pulsando el sentido álmico que no paramos de oír hace rato: el camino es hacia la tierra. Para crecer y dar frutos primero hay que enraizar y amar los tiempos orgánicos de la naturaleza que nos cobija y materna. La luna nueva del 19/5 nos permitirá sembrar esta intención vital: por más avances tecnológicos, mentes y paradigmas, sin cuerpo para sentir y emociones que procesar, no habrá nada.  La conciencia emerge con la materia, la piel es parte fundante del despertar. El camino es hacia la tierra, de pies a cabeza, del corazón al sol.

Este mes Venus cambiará de signo: entrará en Cáncer el 8/5 con el disfrute al servicio del mundo interno. Más intimidad y profundidad después de su recorrido aéreo por Géminis, más presencia y construcción a largo plazo. Marte, por su parte, dejará Cáncer para entrar en Leo oponiéndose a Plutón el 21/5. Esa semana podremos sentir una intensidad física poco común, el deseo encendido como un volcán. El querer ser nosotros mismos y expresarnos auténticamente puede raptar nuestro auto-control y llevarnos a extremos sin elegirlos. Canalicemos las ganas hacia transformaciones necesarias, mostremos la esencia detrás de las máscaras.

El 21/5 el Sol ingresará en Géminis aportando frescura a tanta intensidad. “El humor salvará al mundo” será el lema elegido para atravesar las crisis y poder ver el lado alegre que la vida siempre tiene. Este ingreso viene con un trígono a Plutón: cambiemos las reglas de este juego, reinventémonos, apostemos a hacer lo que nos gusta sin esperar aprobaciones. La libertad es nuestra aliada para nombrar lo que queremos y llevarlo adelante como queremos. El amor acepta la diferencia, respeta y deja ser.

Feliz mes, caminemos hacia la tierra con amor.

Laura.-

Si querés saber un poco más sobre el clima astral de la primera semana de mayo, te recomendamos escuches nuestro último episodio en Spotify “El camino es hacia la tierra: tiempo entre eclipses“.

Sol Aura Podcast

Dejar un comentario

20 − dieciseis =

Redes
Contacto

Marindia, Canelones
Uruguay

+598 99 842 810
info@solaura.com.uy
Sol Aura

Sol Aura © 2024. Todos los derechos reservados.